5 looks, 5 maneras de llevar brillo

Foto: © Fotografía: Juanlu Real. Realización: Ana Casasnovas. Ayudante de realización: Benedetta Perazzo

Largo para el día

No solo largo, sino también con abertura y escote pronunciado. No importa, porque esos cortes están perfectamente compensados con un patrón que huye de las líneas ajustadas y un color suave que hace, como los accesorios plateados, que el conjunto funcione tanto bajo la luz natural como bajo la artificial, incluso cuando el tejido del vestido desprende pequeños centelleos.

Vestido rosa, de Coosy; zapatos plateados, de Manolo Blahnik; pendientes, de Zara.

Foto: © Fotografía: Juanlu Real. Realización: Ana Casasnovas. Ayudante de realización: Benedetta Perazzo

Nivel 1: El cómo importa

Llevar una única pieza que vertebre el look implica no solo que tiene que ser muy especial, sino que la forma de lucirla adquiere una importancia capital. Memoriza el juego con la falda y cómo las mangas llegan casi hasta los dedos cuajados de anillos.

Vestido rosa, de Coosy; zapatos plateados, de Manolo Blahnik; pendientes, de Zara.

Foto: © Fotografía: Juanlu Real. Realización: Ana Casasnovas. Ayudante de realización: Benedetta Perazzo

Nivel 1: Pura ley del equilibrio
Encontrarla y vivir en ella no es sencillo, pero cuando se consigue el resultado es incontestable. ¿Y no es lo que viene a la mente cuando la tela cuelga plegándose de las mangas abullonadas al tiempo que desaparece en una pierna? Y sí, los pendientes que rocen la clavícula resultan tan cruciales como el efecto anudado en la cintura, una de las grandes tendencias para (oh, sí) 2018.

Vestido rosa, de Coosy; zapatos plateados, de Manolo Blahnik; pendientes, de Zara.

Foto: © Fotografía: Juanlu Real. Realización: Ana Casasnovas. Ayudante de realización: Benedetta Perazzo

Nivel 2: ‘Revival’

¿Recuerdas aquel escote que llevaste hasta la saciedad en los 90 y en los 2000 pero al que juraste que jamás volverías? Pues sí, ha vuelto, y lo ha hecho rematando vestidos hiperapetecibles que tienen los destellos justos y necesarios para que solamente haga falta la intervención de unos pendientes de vocación clásica y maximalista y, curiosamente, unas sandalias mimimal.

Vestido palabra de honor, de Maje; sandalias, de Manolo Blahnik; pendientes, de Zara.

Foto: © Fotografía: Juanlu Real. Realización: Ana Casasnovas. Ayudante de realización: Benedetta Perazzo

Nivel 2: Pareja bien avenida

En ocasiones denostada, la combinación de negro y azul se ha revelado como uno de los combos más efectivos y efectistas de la temporada: atesora la funcionalidad de otras pero añade cierto factor sorpresa. Factor que, además, queda potenciado por las aplicaciones brillantes que añaden luz al conjunto. Cuando todo se incluye en una silueta a medio camino entre lo girly y lo sofisticado, el resultado suena a música disco.

Vestido palabra de honor, de Maje; sandalias, de Manolo Blahnik; pendientes, de Zara.

Tomado de: Vogue